La Pita Pizza Cabrona

te deja con un queso.

Por Che Munoz
| Fotografía Che Muñoz

Esta historia de amor empezó mucho antes de conocer a La Cabrona.

Estaba en el colegio cuando llegaron de una universidad a preguntarnos sobre nuestros sueños. 

Antes de tomar mi primer examen de aptitudes, me hicieron la importante pregunta:

-¿Qué vas hacer cuando te gradúes?-

Yo estaba más que decidido. Siempre había visto a mi mamá (una muy dedicada empleada de un banco) metida en la cocina. La acompañé varias veces a clases de artes culinarias cuando estaba de vago los veranos. Así fue que decidí ser chef. 

Llegaron mis resultados del examen: 99% Publicidad y 90% Música. 

Ni arquitectura, ni medicina, ingeniería y mucho menos cocina.

Yo sé que mi mamá me hubiese apoyado de todas formas, pero revisando los precios de las escuelas en Europa y Estados Unidos, se le ocurrió una idea mejor.

-“Estudia publicidad, esa es la carrera de todos los varones de la familia de tu papá. Cuando hagas suficiente dinero, vas a poder pagarte la escuela que quieras”.-

Yo todavía estoy esperando ese plato.

Al igual que de la publicidad, hoy sigo enamorado de la cocina, y sin antecedente culinario, ahora solo le cocino a las personas que realmente amo; Carolina, Mía, mi familia y mis amigos.

La Cabrona es una pizza sencilla pero con una personalidad jodona (Servicio para 4)

  • 4 Pan pita.
  • 1 Pote pequeño de salsa de tomate.
  • 1 Tomate fresco.
  • 1 Cucharadita de aceite de oliva (por pizza)
  • 1 Cuarto de queso de cabra duro.
  • 2 Cucharadas de queso de cabra blando con hierbas.
  • 1 Puño de Romero fresco.
  • Sal y pimienta al gusto.

Acuesta boca arriba los 4 pan pita sobre una tabla de cocina o una bandeja de metal. 

Con una espátula procedes a esparcir la salsa de tomate (sin salirte de las líneas :p )

Por otro lado vas picando un tomate fresco en rodajas y luego a la mitad para hacer medias lunas y los colocas de manera equitativa sobre cada pan pita.

Aquí es donde echas un poco de sal, pimienta y la cucharadita de aceite de oliva extra virgen a cada una de las pizzas (sí, La Cabrona usa aceite extra virgen).

Rayas el queso duro para después tirárselo todo encima como si fuese un Jackson Pollock. 

De igual manera vas echando pedacitos de queso de cabra blando con las manos. (Te van a quedar bien sucias.) 

Por último, tomas un tallo de romero fresco y vas decorando tus pizzitas con sus hojas verdes.

Una pizca más de pimienta, y al horno. 

Dependiendo de qué tipo de horno, deberán esperar de unos 12 a 18 minutos para darse 

a La Cabrona. (se hace la difícil.) 

Mi consejo es que vayan revisando después de los 10 minutos para que no se les queme. 

O pueden esperar a que yo pueda inscribirme en La Cordon Blue y aprenda de hornos y tiempos para decirles.