Choco-chocolate

Nunca hay "demasiado chocolate"

Por Carolina Hernández Tejeda
| Fotografía Avocado Food Magazine

Es raro oír de alguien a quien no le guste el chocolate. Fuí una niña muy alérgica y al no poder comer prácticamente NADA de dulces y caramelos (por su contenido de colorantes e ingredientes que me hacían daño) me tuve que enamorar de los postres caseros y del noble e inofensivo chocolate. No soy experta pastelera, pero me encanta comer, comer mucho mucho! Me empalago super rápido, por lo que trato de balancear el dulce/salado/amargo/agrio en todo lo que preparo… todo improvisado, la boca es la que manda. El azúcar la trato como a la sal, si sobra por allí, se reduce por allá… no hay por qué sufrir de boca pegajosa por exceso de azúcar… guácala!

¿Cómo hacer un bizcocho de chocolate sin coger mucha lucha?

Yo siempre horneo mi masa de bizcocho, pero sé que no todo el mundo se pone a cocinar desde cero. Las pastelerías te dan la opción de comprar bizcocho ‘pelao’ si lo ordenas con un día de antelación. Pides la cantidad que quieras separado en discos, o completo y lo cortas tu mism@ en los ‘pisos’ que desees.

Para algo parecido a este de KahKow, necesitaremos 2 ó 3 pisos de bizcocho de chocolate. Para relleno use crema pastelera de chocolate (se puede usar chocodamia, dulce de leche o cualquier crema espesa que sirva para pegar un ‘piso’ de otro.) Entre cada piso, aparte de la crema, se pueden agregar nueces, frutas (cortadas finas) o hasta galletas en boronas <3 El mio tiene chocodamia y fresas naturales. Cuando se monte, no se debe llevar el relleno hasta el borde, para que el peso del los pisos que se le pondrán encima no la aplaste y se salga.

Para hacer el ganache, herví 1 y 1/2 taza de crema de leche. Con el fuego apagado lo mezclé con 1 libra (450 gramos) de chocolate 55% de KahKow picadito hasta que quedó uniforme. ¡A reposar!

El ganache cuando está semi-frio se vierte sobre el cake armado para que cubra un poco (o todo!). Si son bizcochos de varios pisos le pongo siempre un palillo en el medio para asegurar que nada se salga de su eje (nadie habla de transportar postres! Es horrible que se chorrean, voltean o se pegan de la caja y se maltrata el suspiro cuando uno va manejando. El palillo lo pongo porque ya me pasó que se movían los discos, cuando el relleno era una crema suave o tiene fresas que son resbalosas.)

Se entra a la nevera. Antes de servirlo, un pegote de whippedcream y fresas enteras o picadas para darle color y contrastar el dulce del cake con el amargo del chocolate y el agrio de las fresitas. Tiene un chorreado de chocodamia que hace contraste con el marrón oscuro ganache y el blanco del whippedcream.

Esto allanta a cualquiera. Si la masa del cake es rica, todo lo que se le agregue lo glorificará. ¡Salud!