Beer for Breakfast

Todo el mundo lo ha hecho, pero casi nadie lo admite.

Por Fernando Rivas
| Fotografía Avocado Food Magazine

En la edad media, en Europa la cerveza se consumía más que el agua, ya que contenía bacterias, había que hervirla, darle sabor, y desde luego esterilizar, convirtiéndose en ALE. Con el tiempo las fórmulas se fueron adaptando en base a quienes las preparaban: monjes, reyes, o simplemente un artesano “pusher de birra” que sabía su vaina. A la cerveza, como al dedo malo, se le pegaba todo, que si el pan se estaba dañando: “Jóndialo en la cerveza a ve’ que pasa”, que si el clima estaba muy caliente para hacer chocolate, “Jondea el chocolate en la cerveza a ver que pasa” y así sucesivamente.

Las cervezas que mejor se acomodaban a tempranas horas de la mañana, eran las oscuras, tenían bastante cuerpo y eran amargas, iban muy bien para acompañarlas con panes, frutas y eventualmente, waffles y pasteles (why not?).

Desde siempre la birra ha sido la compañera favorita del “el pana que le gusta la vida fácil”, a diferencia de los enófilos, quienes se distinguen por su alto nivel aristocrático de conocimiento y filosofía. El cervecero es crudo, directo al grano y no baraja can. Se dice que la cerveza ha logrado definir hasta clases sociales; no obstante la cerveza, carismática, versátil y cachonda que es, siempre busca la manera de infiltrarse en todo tipo de comidas, personas, sin importar la clase, edad (ver: Wendy Sulca- “Cerveza, Cerveza”), país, cultura, guarebel.

La cerveza es como el panita que caía a todos los 15 sin haber sido invitado, pero una vez ahí, era el único que lograba poner de mojiganga hasta a la madre de la festejada.

Todavía hoy en día se comenta de desayunar con una fría y la reacción sigue siendo de asombro, pero todos sabemos que el “samurai” de la resaca dominicana es un vaso de cerveza “vestida de novia” (hint, hint). No tan solo es “un palo” desayunarse con una cerveza, mas bien es recomendable y está establecido en MUCHAS culturas de nuestro planeta y naturalmente siempre las vainas que comienzan como un remedio terminan como recreación.

Que levante la mano el que haya dicho en alguna playa caribeña antes de las 10am, abajo de una sombrilla, mata de coco o un techo de cana frente a frente a una fría: “Fuck it, WHY NOT?” (mano levantada).

La cerveza SIEMPRE busca la manera de infiltrarse, esta vez a traves de Abita Amber y su “Why not?”  pan de cerveza para un desayunito diferente.

Beer Abita Bread | Receta por Fernando Rivas
INGREDIENTES PREPARACIÓN
  • 3 Tazas de harina
  • 1/2 de Baking poder
  • 1 Paquete de tocineta. Sí, 1 paquete ENTERO ( you will thank me later )
  • 1 Taza de Queso Cheddar (rayado)
  • 2 Cucharadas de Maple Syrup
  • 1 Cucharada de Levadura seca instantánea
  • 1 cerveza Abita Ambar
  • Aceite de oliva
  • En una bandeja de hornear, (preferiblemente con paredes para que la grasa no se bote por los lados y no haga un desastre en el horno) tostar el bacon por 20mins a 275 F (voltear a mitad del tiempo) PEEERO el nivel de tueste de su bacon es “a sigún” cada quien. Cada minuto es recomendable escurrir la grasa del bacon para que quede más crunchy (guardar un poco de la grasa para más tarde).
  • Mezclar la harina, levadura, syrup y cerveza hasta incorporar. Amasar durante 5 minutos a velocidad moderada (en caso de usar maquina).
  • Cuando la masa este íntegra y tenga un poco de elasticidad, agregue el queso cheddar y el bacon picadito chiquito o picadito grande. Amasar por 5-8 minutos o más hasta lograr óptima elasticidad. (Un truquito bueno es despegar una bolita de la masa de aprox. una pulgada de diámetro, estirarla y presentarla a un bombillo para ver su nivel de translucidez, si logra ver la sombra de su dedo desde el otro lado de la masa sin que esta se rompa, todo indica que la masa esta ready.)
  • Formar una bola del mismo tamaño que el molde del pan que se utilizará, engrasarlo con aceite de oliva, (o la grasa del bacon, de nada.) y colocar la masa.
  • Esperar 1 hora o hasta que la masa duplique su tamaño.
  • Hornear por 40 mins a 275F. Esperar que se enfríe para sacar del molde.
  • Altamente recomendado disfrutar con una Abita Amber.